lunes, 20 de febrero de 2017

Relación microbiota-cerebro: clave en la aparición de alteraciones del sistema nervioso.

La microbiota intestinal es considerada por muchos expertos como “un órgano más” del cuerpo humano debido a las características propias que conserva y a que cuenta con un conjunto de microorganismos residentes capaces de generar mecanismos que protegen frente a otros microorganismos patógenos, estimulan otros mecanismos de respuestas inmunes, modulan la motilidad intestinal al igual que participa en la funcionalidad de otros órganos y sistemas.


Una de las relaciones más importantes entre la microbiota intestinal y otros órganos o sistemas es la que mantiene con el cerebro, según el Dr. Ramón Cisterna, presidente de la Asociación Microbiología y Salud (AMYS) y jefe del Servicio de Microbiología e Inmunología en el Hospital Universitario de Basurto en Bilbao.


Y es que según comenta el Dr. Cisterna, esta interacción que se mantiene principalmente a través del nervio vago y que se denomina eje cerebro-microbiota intestinal, “podría ser considerada fundamental en la génesis de diferentes disfunciones o alteraciones del sistema nervioso central. Esto, se debe a que algunos de los productos que están relacionados con el sistema gastrointestinal pueden ser neuropatogénicos”.



En esta relación, destaca la actividad bacteriana que se produce durante la creación de metabolitos, aquellas sustancias que se generan durante el metabolismo. En dicha actividad, es notoria la denominada “fermentación de los carbohidratos con la formación de ácidos grasos de cadena corta”, que según manifiesta Ramón Cisterna “afectaría a las funciones cerebrales al entrar en la circulación general”.


En este sentido, el presidente de AMYS declara que la microbiota intestinal, a través de este tipo de cambios que se generan a nivel intestinal y llegan al cerebro a través del nervio vago, “podría afectar al desarrollo y funcionalidad del cerebro” debido a que se produce la “secreción de varias neurotrofinas y proteínas tales como el factor neurotrófico cerebral (BDNF), la sinaptofisina y la densidad postsináptica (PSD).


Puede leer el artículo completo aquí.

Fuente: consalud.es 05/02/2017

lunes, 13 de febrero de 2017

Segunda edición de "Tomamos café y hablamos..."

ACCU Extremadura te convoca a la segunda edición de "Tomamos café y hablamos...", el próximo jueves día 16 de febrero, a partir de las 17:00 h. en la sede de ACCU Extremadura Tierra de Barros, en Plaza de San Isidro, nº 3, Villafranca de los Barros (Badajoz).

Tras el éxito de nuestra primera edición el pasado 25 de enero en la sede de Mérida, en esta edición nos reuniremos en la nueva sede de ACCU Extremadura en Villafranca de los Barros, tal y como venimos anunciando el carácter itinerante por toda Extremadura de esta iniciativa.

Además de tomarnos un café juntos, el objetivo del taller es fomentar la autoayuda, de modo que los asistentes puedan plantear las preguntas que crean convenientes entre los asistentes. 

Al él asistirá el Psicólogo de nuestra asociación, José Manuel Rodríguez Pozo, así como algunos miembros de la Junta Directiva de ACCU Extremadura.

¡Os esperamos!

miércoles, 8 de febrero de 2017

Fin de semana de trabajo por la EII

El viernes llegaron a Madrid procedentes de todos los puntos de la geografía nacional representantes de las asociaciones ACCU para participar en la Comisión Territorial de ACCU España que concluyó el domingo. Han sido tres días intensos en los que se han puesto en común proyectos, opiniones y métodos de trabajo para coordinarnos de cara al 2017 en nuestros esfuerzos por conseguir reducir las limitaciones de las personas afectadas por EII.
Además, contamos con la presencia del Prof. Miguel Ángel Ramiro de la Clínica Legal de la Universidad de Alcalá e Isabella Haaf de la The European Federation of Crohn's & Ulcerative Colitis Associations (EFCCA)
Irene Ferrer, Nueva Coordinadora Nacional de Jóvenes
En el encuentro, los coordinadores de jóvenes pusieron voz a ese 20% de los pacientes de EII españoles que tienen entre 20 y 29 años aportando su visión sobre los asuntos organizativos que se trataron.
Después de 5 años como Coordinador Nacional de Jóvenes, Pablo Bella de ACCU Cádiz cedió el relevó a Irene Ferrer de ACCU Cantabria tras ser elegida por el resto de coordinadores. De esta forma, Irene entra en la Comisión Ejecutiva de la Confederación y Pablo Bella pasará a desempeñar el cargo de Secretario en la misma.
Irene es una cara conocida para muchos pacientes por su incansable labor dando visibilidad a la EII en las redes sociales y también por cargos que ha desempeñado anteriormente en ACCU. Su presentación oficial como Coordinadora Nacional de Jóvenes a los representantes de las asociaciones fue uno de los momentos más emotivos del fin de semana, una combinación de ilusión, agradecimientos y aplausos.
La EII desde los Derechos Humanos
Miguel Ángel Ramiro es el Profesor Titular de Filosofía del Derecho y el Coordinador de la Clínica Legal de la UAH en la que junto con sus alumnos dan respuesta a las consultas jurídicas que llegan a ACCU España.
El profesor nos dejó citas tan potentes como "la respuesta a la EII basada en el modelo médico debe completarse con la respuesta basada en los derechos humanos" y nos habló de las últimas novedades en materia legal que afectan a las personas con crohn y colitis ulcerosa: la primera sentencia en España que habilita a trabajar a una persona con una incapacidad absoluta y sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que ya equiparan la cronicidad con la discapacidad.
Una clase magistral de la que los asistentes salieron encantados.
Trabajo y actualidad desde la EFCCA: united we stand
ACCU España fue uno de los miembros fundadores de la EFCCA allá por 1991 lo que genera un vínculo especial entre ambas entidades.
Desde Bruselas vino Isabella Haff , Communication and International Affairs Manager de la EFCCA, para informarnos sobre el gran el trabajo que se desarrolla desde su organización y recordarnos la importancia que tiene trabajar con una visión global para conseguir un mismo fin.
Fuente: ACCU España 

jueves, 2 de febrero de 2017

Investigaciones revelan por qué cada sistema inmunológico es diferente.

Científicos del Centro Médico Universitario de Radboud, junto con el Centro Médico Universitario de Groningen en Países Bajos, y el Instituto Broad del Instituto Médico de Massachusetts y Harvard, en Estados Unidos, están investigando el origen de las diferencias en la respuesta inmune.
La respuesta ante los patógenos y la reactividad del sistema inmunitario, varía mucho de unas personas a otras, y determinan la propensión a padecer ciertas enfermedades autoinmunes como, por ejemplo, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple o la enfermedad inflamatoria intestinal.
Algunos factores que pueden contribuir a esta variabilidad son los ambientales, como las estaciones, pero también están implicados otros como la edad, la genética y el microbioma intestinal. La evidencia científica apunta a que todos estos elementos influyen en la producción de citoquinas, que son las moléculas de señalización del sistema inmune.
Los cambios de estación parecen tener una gran influencia en la respuesta inmune. Los investigadores descubrieron que ciertas citoquinas tienen un pico en verano y que otros anticuerpos tienen un pico en invierno. Sin embargo, apuntaron que la vitamina D parece desempeñar un papel limitado en este proceso.
Los estudios revelan también que las mujeres son más propensas a sufrir enfermedades autoinmunes que los hombres. Parece que el porcentaje de grasa corporal, que difiere en ambos sexos, influye en la producción de citoquinas.
Entre un 25 y un 75% de la fuerza de nuestra respuesta inmune está determinada genéticamente. La predisposición genética de un sistema inmunológico fuerte es en parte hereditaria, pero puede variar dependiendo del patógeno al que esté expuesto. Las bacterias que habitan en el organismo y que componen nuestro microbioma también influyen en la producción de citoquinas provocando entre un 5 y un 10% de las diferencias en la respuesta inmunitaria.

miércoles, 25 de enero de 2017

Hablar con tus hijos sobre las EII

Muchos padres y madres con enfermedad inflamatoria intestinal se preocupan sobre cómo tratar el tema de la enfermedad con sus hijos. A algunos padres les gustaría que sus hijos no sepan nada al respecto porque sienten que es lo mejor para ellos, sobre todo si la enfermedad es moderada. Otros padres deciden hablar abiertamente sobre su condición con su descendencia, especialmente si sienten que la enfermedad puede afectar a la familia.
¿Debería contárselo a mis hijos o no?
Si tu enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa no es severa o está en remisión puedes sentir que no es necesario decírselo a tus hijos. Aun así, el no contárselo puedes causarles algún problema ya que algunos pequeños son muy sensibles a la tensión y al estrés y pueden percibir que algo no va bien, que se habla de la enfermedad o, simplemente, ver como tomas la medicación.
Si tus hijos se dan cuenta de que no estás bien, el hecho de que no les hayas contado nada puede hacer que malinterpreten la situación, que en su imaginación lo que sucede sea bastante peor que en la realidad o tener la sensación de que si no se les ha contado es porque es demasiado terrible como para  hacerlo.
Por otro lado, los niños no piensan igual que los adultos. Muchos pequeños tienen una lógica de causa efecto extremadamente sencilla. Por ejemplo, pueden pensar “estaba con mamá cuando me dijo que recogiera los juguetes. Después se puso mala. Quizás yo le hice ponerse mala” Por ello, es importantes que entiendan que tu EII no es culpa suya.
Contárselo, además, puede tener beneficios para ellos. Los padres suelen subestimas la capacidad de sus hijos para aceptar la realidad. Y es que contárselo puede ayudar a construir una relación de confianza más fuerte haciéndoles sentir incluidos y valorados. Incluso puede hacer que la familia se sienta más unidad y el paciente menos estresado si esto ayuda a que se entienda porque a veces no se pueden hacer cosas o se necesita ayuda.
El hablar sobre la EII en familia también puede ser una oportunidad para que los pequeños aprendan sobre el cuerpo humano, los tratamientos y los cuidados así como el trabajo en equipo para manejar situaciones difíciles.
¿Debería ser yo quién se lo cuente?
Como padre, madre o cuidador, lo mejor suele ser si eres tú el que se lo cuenta ya que puede tranquilizarles más que si lo hace otra persona. Quizás te cueste hablar de la enfermedad pero el mostrar las emociones y los sentimientos también puede ser útil. Si lloras, puedes explicar que estás triste por lo que te pasa y, al verte llorar, tus hijos sentirán que tienen permiso para hacerlo ellos también. El admitir y compartir los sentimientos de esta manera significa que les estás dando más apoyo a tus hijos. En cambio, si escondes tus sentimientos, tus hijos creerán que ellos deben hacer lo mismo y, a largo plazo, puede suponer que les cueste compartir sus preocupaciones.
Si no te sientes preparado para decírselo puede ser buena idea que lo haga tu pareja u otro pariente cercano como un abuelo. Puede ser útil que estés en ese momento para conocer cómo se le expone la situación y ver cómo reacciona ante la información. Incluso para el pequeño puede ser tranquilizador el hecho de que estés presente.

lunes, 23 de enero de 2017

Tomamos café y hablamos...

¿Se os ocurre un plan mejor para un miércoles que un café y una buena conversación con gente que está pasando lo mismo que tú y que te entiende?

ACCU Extremadura lanza la iniciativa "Tomamos café y hablamos...", una serie de talleres, 9 en total, que se irán realizando en distintas localidades de Extremadura.

El primero de ellos tiene lugar este miércoles 25 de enero, a partir de las 17:00 h. en el salón social de la sede de Mérida de ACCU Extremadura, en calle Atarazanas, 25.

Además de tomarnos un café juntos, el objetivo del taller es fomentar la autoayuda, de modo que los asistentes puedan plantear las preguntas que crean convenientes entre los asistentes. 

Al él asistirá el Psicólogo de nuestra asociación, José Manuel Rodríguez Pozo, así como algunos miembros de la Junta Directiva de ACCU Extremadura.

¡Contamos con todos vosotros!

miércoles, 18 de enero de 2017

La fatiga y la EII.

Muchas personas con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, las dos enfermedades más conocidas del grupo de la EII, sufren fatiga.
La fatiga puede ser descrita como una sensación arrolladora de cansancio continuo, falta de energía, sentirse exhausto y de la que la persona no se recupera después de dormir o descansar. Es algo más que el cansancio común o usual que cualquiera pueda tener después de haber hecho una actividad física o mental muy intensa.
Son numerosos los factores que pueden contribuir a la aparición de la fatiga en las personas que tienen EII.
Durante los brotes, la fatiga puede estar causada por la respuesta del cuerpo a la inflamación y la propia enfermedad y, además, se combina con los trastornos del sueño, el dolor o la ansiedad. La anemia, una complicación común en la EII, también puede ser uno de los factores que influyen.
No está claro porqué la fatiga no siempre mejora cuando lo hace la EII y porque continúa incluso en remisión. Una posibilidad puede ser que el paciente piense que está en remisión porque no tienen diarrea o sangrado y, en realidad, no es así y sigue existiendo una inflamación en el tubo digestivo.
¿Cómo afecta la fatiga a las personas con EII?
La fatiga afecta a todas las áreas de la vida. Es evidente que las tareas físicas son de las que más cuesta llevar a cabo. Muchas personas no tienen energía para realizar sus actividades cotidianas como conducir o hacer las tareas de la casa.
La concentración y la memoria también se ven afectadas en algunos casos. Algunas personas encuentran dificultades para pensar de forma lógica cuando tienen fatiga.
Además, también afecta a la hora de realizar actividades de ocio, sobre todo cuando aparece de forma repentina y hace que haya que cambiar los planes del fin de semana o de las vacaciones. Algo que puede tener consecuencias en las relaciones de los pacientes con  sus familiares o amigos porque  o bien no se sienten totalmente comprendidos ya que su condición no se ve o bien se sienten culpables porque los demás tienen extras que hacer o de los que responsabilizarse.
El trabajo y los estudios son otras de las áreas de la vida que se ven afectadas por la fatiga. Algunas de las personas con EII que tienen fatiga pueden cumplir con una jornada laboral completa, otras, en cambio, tienen que hacer un esfuerzo para poder conseguirlo.
¿Cómo puedo reducir mi fatiga?
Hay una serie de acciones que se pueden relizar para manejar la fatiga o reducirla.
La primera y la más importante es preguntar a tu médico especialista o al personal de enfermería para que comprueben que la EII no está activa. Si está activa quizás sea necesaria una modificación en el tratamiento. Si la EII no está activa puede que se trate de anemia o una deficiencia en algún nutriente (hierro, vitaminas,...) para lo que el medico puede prescribir suplementos.
Algunos fármacos usados para tratar la EII pueden causar fatiga en algunas personas. Si ese es el caso, el médico podrá ajustar  la dosis o buscar otras alternativas.
Es posible que realizar algo de ejercicio físico ayude a reducir la fatiga. Es algo que se puede probar de forma gradual siendo cuidadoso y sin excederse.  Pueden ser actividades sencillas como caminar en lugar de coger el autobús en trayectos cortos. Es importante encontrar el equilibrio entre hacer demasiado ejercicio y acabar exhausto y no hacer lo suficiente para que haya una mejora.
La dieta también tiene su papel dentro de las causas de la fatiga, sobre todo si no se reciben la cantidad adecuada de calorías y nutriente. Por eso es importante llevar una dieta lo más completa y equilibrada posible.

lunes, 16 de enero de 2017

Los psiquiatras encuentran en el intestino una nueva vía ante la depresión.

Probada la relación entre la flora bacteriana y el nivel de serotonina.

El intestino o ‘segundo cerebro’ condiciona el estado de ánimo más de lo que se pensaba. De hecho, sus derivaciones nerviosas, muy profusas, implican un alto nivel de serotonina en sus células, una sustancia relacionada con el estado de ánimo y que es la diana de muchos antidepresivos.

Ahora, una investigación en ratones ha probado que esta última está regulada, en el intestino, por la cantidad y calidad de la flora bacteriana o microbiota, que activa los receptores celulares conocidos como TLR2 y condiciona, así, la secreción de la serotonina.

Como primera conclusión, se deduce que los niveles de esta importante sustancia secretada por el propio organismo dependen, en buena medida, del estado de la flora bacteriana del intestino, lo que abre las líneas de investigación para unir el cuidado del aparato digestivo con el tratamiento de las enfermedades mentales.

El estudio lo han llevado a cabo científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y de la Universidad de Zaragoza, quienes han utilizado para ello cultivos celulares y ratones.

De la depresión a la enfermedad inflamatoria entérica

El hallazgo, publicado en Plos One, surge a medida que científicos de todo el mundo se esmeran para comprender las interacciones complicadas entre el “mundo invisible” de la microbiota en el cuerpo y el impacto que tienen en la salud e incluso en los estados de ánimo.

“Hemos comprobado que la proteína TLR2 altera la disponibilidad de serotonina, importante en una amplia gama de enfermedades como la depresión o la enfermedad inflamatoria intestinal”, han revelado los investigadores.

“Sin embargo, necesitamos entender mucho más acerca de la relación entre la microbiota en el intestino y sus interacciones, antes de que podamos crear tratamientos más efectivos”, han señalado.

Fuente: redaccionmedica.com 03/01/2017

jueves, 12 de enero de 2017

NOTICIA: Identifican un nuevo órgano en el cuerpo y ayudará a tratar enfermedades.

El mesenterio "asciende" hasta ser considerado una nuevo órgano. Su funcionalidad no está clara pero se cree que juega un papel importante en diversas enfermedades.

Una revisión de la estructura del mesenterio ha desentrañado su continuidad y eleva su categoría hasta la de órgano, dadas sus "distintas características anatómicas y funcionales", han explicado dos investigadores en un artículo de The Lancet Gastroenterology & Hepatology.

J. Calvin Coffey y Peter O'Leary describen en el texto estas características, revelando su contigüidad cuando hasta ahora no era visto como un todo a pesar de que ya Leonardo Da Vinci hizo una descripción del nuevo órgano como una estructura continua.

A través de un estudio observacional de pacientes a los que se había separado el mesocolon de la pared abdominal, los investigadores aclaran su descripción anatómica y, si bien la funcionalidad no está clara, creen que puede jugar un papel esencial en enfermedades como el cáncer colorrectal, la enfermedad inflamatoria intestinal, la diabetes, la obesidad y otras patologías metabólicas y cardiovasculares.

Con la estandarización de la definición del mesenterio se crean "excitantes oportunidades para la investigación" en relación a su papel en la salud y la enfermedad, permitiendo "comparaciones validadas en ensayos clínicos".

No obstante, quedan muchas dudas. La primera que no está claro cómo debe ser visto: si parte del sistema intestinal, vascular, endocrino o inmunológico, "ya que tiene un papel importante en todos ellos".

Los investigadores concluyen que "la clarificación de la estructura del mesenterio ha provocado muchas preguntas, pero a la vez ha provisto de una plataforma desde la que dirigir futuras investigaciones entre ciencias naturales y aplicadas".

Fuente: redaccionmedica.com 04/01/2017

lunes, 9 de enero de 2017

NOTICIA: Un farmaco diseñado por españoles podría frenar numerosas enfermedades autoinmunes.

Un tratamiento oral que podría ser capaz de frenar varias enfermedades autoinmunes, como la psoriasis, la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, sin bloquear la respuesta del organismo contra la infecciones es el resultado de la labor de 34 científicos españoles del CSIC, el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y del Hospital de la Princesa de Madrid.
El fármaco, que se digiere vía oral y no es un inmunosupresor, inhibe la activación de los linfocitos encargados de la coordinación de la respuesta inmune celular, los linfocitos T, consiguiendo que estos dejen de responder a los antígenos de la enfermedad autoinmune pero sí lo hagan a los antígenos externos que producen infecciones.
La eficacia del fármaco solo se ha probado en ratones y se ha llevado a cabo  la Fase I de desarrollo habiéndose hecho ensayos con voluntarios sanos. También  ha superado pruebas de toxicidad. Actualmente, la empresa Artax Biopharma está estudiando la posibilidad de realizar ensayos clínicos con pacientes. Los resultados de los ensayos clínicos son cruciales para determinar si el tratamiento es eficaz en personas con enfermedad inflamatoria intestinal.
Fuente: ABC.es 21/12/2016